LOS TRES DESTINOS ETERNOS del HOMBRE

-A A +A

Tu Destino

El destino es una meta. Es el lugar al que uno llega al final de su viaje. Cada paso que das te va acercando al lugar adonde vas, así como cada decisión que tomas te acerca a tu destino eterno. Cada ser humano irá a uno de los Tres Destinos Eternos (descritos en las siguientes páginas) dependiendo de cómo viva y actúe en su vida. Dios, el Creador, no decide por ti, como si fuera algo ya predestinado. ¡No! Tú eliges tu propio destino eterno. Tus acciones reflejan las decisiones que tomas y revelan tus motivaciones y verdadero carácter.