Contenido Reciente

-A A +A

La prueba decisiva

Puede que este periódico sea uno de los más importantes que hayas leído en toda tu vida, porque presenta y explica las Escrituras de manera que nos ayuda a juzgarnos según la palabra de Dios, para que podamos saber con certeza si hemos pasado de la muerte a la vida.

Una prueba decisiva es una prueba en la cual un simple factor es decisivo para probar la presencia o ausencia de algo. “Tengo vida eterna”, dicen muchos, pero pasar la prueba decisiva determina si alguien cree verdaderamente como dice la Escritura.

Satisfacción

Satisfacción, ¡qué difícil es encontrarte! ¿donde estás? es como si estuvieras lejos de mi alcance. Por todas partes te buscos, pero tú tienes una manera muy especial de eludirme...

Estofado de rana

El calentamiento global toca una fibra sensible en nuestro interior – nuestra conciencia de humanidad, nuestro futuro como raza humana. Es algo bastante obvio que se ve venir y nos preocupa. Pero aparte de los síntomas físicos de la tierra, el ojo que discierne será capaz de percibir otra serie de síntomas que se están dando en estas últimas décadas.

UN NUEVO ORDEN SOCIAL

Cuando Darwin, en 1859, publicó su teoría acerca del origen de las especies, fue un ultraje. Decir que éramos apenas una especie más en el planeta causó muchas reac-ciones. En 1930 esto era una teoría. Ahora es “un hecho”. ¡Somos simplemente más evolucionados! Somos apenas una especie más, es verdad, pero no pienses que no somos diferentes. Podemos destruir el planeta entero con todas sus especies. Ningún otro tipo de animal llegó a tal grado de “evolución”.

LOS TRES DESTINOS ETERNOS del HOMBRE

Tu Destino

El destino es una meta. Es el lugar al que uno llega al final de su viaje. Cada paso que das te va acercando al lugar adonde vas, así como cada decisión que tomas te acerca a tu destino eterno. Cada ser humano irá a uno de los Tres Destinos Eternos (descritos en las siguientes páginas) dependiendo de cómo viva y actúe en su vida. Dios, el Creador, no decide por ti, como si fuera algo ya predestinado. ¡No! Tú eliges tu propio destino eterno. Tus acciones reflejan las decisiones que tomas y revelan tus motivaciones y verdadero carácter.