Actualidad

-A A +A

A solas con mis pensamientos

Me despierto en el silencio y la quietud justo antes de las primeras luces del alba. Tras un sueño profundo mi cuerpo está totalmente relajado, tanto que me gustaría que un reposo tan sublime no tuviera fin. Mi mente está alerta y mis pensamientos claros como el cristal. Es el tipo de claridad que solo se consigue cuando no hay ninguna distracción, nada que me interrumpa para escuchar las cosas profundas de mi corazón.

¿Quién nos hemos creído que somos?

Ya había surgido el movimiento ecologista en los años setenta como resultado de una revolución social. Sus propósitos eran principalmente: denunciar la práctica industrial indiscriminada y destructiva hacia los seres vivos y la naturaleza; promover el reciclaje y el uso de energías renovables; desarrollar la agricultura ecológica y formas de “vida sostenible.” Durante tres décadas, cualquiera que trabajara o abogara por estas causas se le tachaba de hippie o comunista, pero el problema ya no se puede esconder más, ya que está a la vista de todos.

Es un monstruo grande y pisa fuerte

¿Mamá, cuándo se me cayó el rabo? Esta fue mi primera crisis existencial. En mi mente, la de una niña pequeña, no podía entender cuándo mi cola de mono se me había caído, ya que mi madre me había dicho que todos fuimos monos una vez. Este era el comienzo de un duro trayecto de entender quién yo era, de dónde venía y para qué había nacido y vivía.