Hijos de Jesse Goodman

La historia de los Hijos de Jesse Goodman proviene de una antigua publicación en nuestras revistas en los años 90, que contaba la historia de un niño, hijo de un hombre llamado Jesse Goodman, quién era el padre de una gran familia de campo. Esta familia era una gran familia de hermanos que trabajaban juntos en sus tierras, compartiendo todo lo que tenían, y que vivían en paz unos con otros. Este niño un día se encuentra con un viajero que llevaba en su carruaje  un anuncio: "Estoy orgulloso de ser parte de la familia de Jesse Goodman". Y al detenerse cerca del niño, comienza una conversación con este hombre que él no conocía, y que decía ser parte de la familia de Jesse Goodman.
Esta historia de Jesse Goodman tiene mucho en común con nuestra vida. Así como habla en la Bibiia en Hechos 2:44

Todos los que habían creído estaban juntos y tenían todas las cosas en común; vendían todas sus propiedades y sus bienes, y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno. Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos.

Y Hechos 4:32

La congregación de los que creyeron era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo lo que poseía, sino que todas las cosas eran de propiedad común. Con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia había sobre todos ellos. No había, pues, ningún necesitado entre ellos, porque todos los que poseían tierras o casas las vendían, traían el precio de lo vendido, y lo depositaban a los pies de los apóstoles, y se distribuía a cada uno según su necesidad.

Nuestra vida es una vida muy volcada a la agricultura, un medio en el que podemos trabajar juntos, teniendo comunión unos con otros y también con nuestros visitantes. También es una parte muy importante de nuestro sustento. Nuestra vida está abierta a que nos vengas a visitar, y tú también puedas llegar a ser un hijo de Jesse Goodman.

La historia de Jesse Goodman

“Una vez, hubo un muchacho llamado Juan. El vivía una vida muy hermosa con su familia. El tenía una gran, gran familia, y su padre y madre cuidaban muy bien de todos ellos.

El nombre de su padre era Jesse Goodman. El era conocido en aquella zona rural por causa de su gran familia. Sus hijos e hijas le amaban mucho y querían honrarle con sus vida.

Los familiares de Juan eran muy cercanos. Hacían todo juntos, contrariamente a otras familias que vivían cada uno por su propia cuenta…¨

Leer la historia completa...

Galería de fotos
[[nid:42]]

Varios días a la semana, todos dejamos nuestras actividades para ayudar al equipo de hortelanos en la exigente actividad de la huerta. Es un tiempo maravilloso para compartir, vernos, trabajar juntos y exhortarnos en nuestro propósito y vida.
Aquí algunas fotos de estos momentos especiales

Trabajando juntos en la granja

Desde el principio, nustra agricultura ha sido destinada a nuestro sustento. Como parte de reflejar a nuestro Creador, nuestra agricultura debe reflejar su cuidado. Por tanto hemos optado por una agricultura sana y orgánica.

Una nación agrícola

La visión de la agricultura es parte de una visión mayor, de una nueva cultura, el renacer de antiguas costumbres y tradiciones y de la esperanza por la que vivimos.
Es parte de la vida de un pueblo, una nación.

El antiguo pueblo de Israel, o pueblo de Dios se caracterizaba por tener un calendario lunar basado en el año agrícola, y no astronómico solar. Sus festivales correspondían a específicas épocas del año. Tal es el caso de la fiesta de los primeros frutos, luego de la Pascua, Pentecostés (Shavuot, fiesta de las semanas), que era la fiesta de la abundancia (50 días después de los primeros frutos), Yom Kippur (el día de expiación, en la época de la poda). Estas fiestas tenían una función muy importante en la vida de este pueblo.

Asimismo, debían trabajar la tierra 6 años y dejarla descansar un año, el año shabbático. Y cada 7 años shabbáticos, se celebraba el año de jubileo (al año 50), en que la tierra era redimida y devuelta a su dueño.

La restauración que se está dando en nuestros relacionamientos está ligada a la restauración de estas antiguas tradiciones y a nuestra manera de trabajar juntos en común unidad.

Saber más

La restauración de los festivales de Israel (c)

Los años shabáticos, el año de jubileo y el fin de los tiempos (c)

Tipo de Articulo: