Visor de artículos

La conciencia

El conocimiento instintivo del bien y del mal


Al final de tu viaje, transcurridos todos los años de tu vida, tu destino eterno habrá quedado determinado de acuerdo a cómo escuchaste la voz de tu conciencia...


Tu conciencia es un testigo perfecto. Recuerda todos tus actos y pensamientos. Y aún más, sopesa y registra tus motivos, las razones por las que dijiste o hiciste algo. Es tu parte más honesta, la fuente de toda integridad, lo que más te asemeja a tu Creador.

¿Qué son los Tres Destinos Eternos?

Los depravados


…Se entregan a cometer degradantes actos de inmoralidad. Utilizan y abusan de otros vilmente, para satisfacer su apetito de placer y autoindulgencia.


Los injustos

La Barrera


Porque El nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado, en quien tenemos redención: el perdón de los pecados.”  (Colosenses 1:13-14)

La alianza eterna

¿Has sentido alguna vez que algo estaba mal? ¿Has presentido que algo podría dañarte a ti o a los que te rodean? ¿Tenemos instintos morales así como los animales poseen instintos físicos?

El Paso de la Vida en Comunidad a la Doctrina

A partir del siglo I, la doctrina correcta se convirtió en la prueba decisiva de la fe, en lugar de amar como Cristo mandó a sus discípulos. [1] Más tarde en ese mismo siglo, Judas exhortó a los creyentes a contender por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos. Con esta palabra, fe, quería decir la persuasión para hacer lo que Cristo había mandado, pues para ese propósito habían recibido fe aquellas 3000 personas que oyeron el evangelio el día de Pentecostés, según Hechos 2:36-45. [2]

El evangelio

Sabemos que el hombre está limitado por un defecto fatal, el cual no puede superar por sí mismo. Este defecto fatal es no poder vencer su egoísmo, estando así atadoa vivir sólo para sí. El evangelio es el poder de Dios para liberar a la humanidad de esta esclavitud. Causa un giro de 180 grados en la vida de una persona, y desde entonces su vida estará dedicada 100 % a la causa de Dios en la tierra.

El cordero de Andrés

Era un día soleado y caluroso. Andrés y su padre iban por el polvoriento camino hacia Jerusalén. El padre, con su cabello blanco por la edad, caminaba delante; todavía se conservaba muy fuerte. A Andrés se le hacia un poco extraño que solamente él y su padre recorriesen el camino este año pues en años pasados, todos sus hermanos y hermanas los habían acompañado. Todos habían crecido y ahora tenían que cuidar de sus propias familias; probablemente, Andrés, también se iría pronto de casa. A sus pies siguiéndole obedientemente, iba su corderito más hermoso.

Contradicciones


Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es.
Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y toda tu fuerza. (Deuteronomio 6:4-5)




No es fácil vivir con contradicciones. Van carcomiendo tu alma. Te corroen hasta que las haces frente y admites tu hipocresía, y cambias; u optas por silenciar la voz de tu conciencia para convertirte en un cínico, una ruina, el residuo de lo que fue un ser humano.

Pages